domingo, 15 de marzo de 2015

Nos soñamos...


El admirador secreto esconde su corazón entre sus palabras, mientras lee las mías con ansias de encontrar siempre más. La mayor parte del tiempo reside junto a la estrella que más calienta, pero a veces se oculta tras los muros altos de un castillo gris custodiado por cien mil ogros sedientos de libertad.

Cuando lo conocí, la noche casi se hace día y alrededor, miles de bufones intentaban encontrar la última sonrisa...lo cual, fue un hecho imposible, ya que nosotros solos conseguimos acaparar todas las necesarias para que nuestras miradas se conquistaran. 
Y me cuenta que siente debilidad por los artistas, cuando él llena mis vacíos...
que descubrirme en las letras le sorprendió, cuando sus labios guardan todos mis sueños...
que nunca se ha sentido así, cuando ignora las vigilias de mi corazón...
Querido admirador: Tú eres el que dibuja mi mejor sonrisa, el que moldea mis silencios, el que colorea de nuevo mis letras con ternura, el creador de la magia de mis días, y no voy a mentir, de todas mis noches eternas...Tú, en definitiva, eres el verdadero ARTISTA...y desde aquí toda mi admiración.

jueves, 5 de marzo de 2015

Si tu supieras...


No he dejado de pensar en el sol frío de los picos en otoño, ni en cómo las abejas se han adelantado este año a la primavera...


Si supieras que vagabundeo por las esquinas de mi corazón esperando encontrarte al girar en alguna de ellas...es como ver llegar el amanecer de repente, cuando menos lo esperabas,porque el tiempo sólo tuvo sentido para los que no sueñan...y yo te sueño hasta despierta.

La imaginación me duele de recrearme en las mil vidas que nos esperan para acabar la enorme lista que nos hemos propuesto, pero se puede empezar:

Sacando al dragón vestido de frac con nombre de duque.
Comer como los loros...dijiste que invitabas...
Conocer a los locos que llevamos dentro.
Emborracharnos y caer enamorados.
Cogernos de la mano sin mirar atrás.
Besarnos hasta agrietar los labios.
Hacer el amor en los picos de Europa.
Alimentarnos sólo de galletas y chocolate.
Vivir bajo una manta blanca donde sólo cabemos junto al silencio.
Tener siempre la llama encendida...

Todas las opciones comienzan en tus ojos y acaban en mi sonrisa...esa es nuestra clave (la anoto para no olvidarla).