domingo, 21 de febrero de 2016

Desde hace un año...


No sé la hora, ni el momento exacto en el que te vi por primera vez. Pudo ser incluso antes de aquella noche…puede que tropezáramos al andar en algún momento, que incluso nos miráramos, puede que al tomar café estuvieras en la mesa de al lado, o en la aburrida cola de cualquier establecimiento nos estuviéramos soñando, mientras la cajera apuraba la compra del otro…
No sé si el destino, la casualidad, el hilo rojo o las energías cósmicas…si mis amigas o los tuyos, si la noche o la hora, si la fiesta o el hielo, si el alcohol o el rock and roll…simplemente fue y desde entonces creo…
Te propongo seguir soñándonos, pero cogidos de la mano. Mantener la sonrisa, pese a las penas y siempre darlo todo como si no hubiera mañana.
Te propongo todos mis besos, mi corazón y mi imaginación para volar si te hace falta…los pensamientos felices también ayudan…
Te propongo mis historias, las tuyas y las que están por venir, para que siempre podamos contarnos.
Te propongo mil vidas, en este y otros planetas, universos paralelos o realidades virtuales…para siempre buscarnos y encontrarnos.

Te propongo un toda la vida sin contar los días…de los que se pasan mirando la Luna, de los que se tatúan invisibles en la piel, de los que se besan por primera vez, de esos que enamoran…como hace un año…

martes, 24 de noviembre de 2015

Desde mi humanidad...

La cogió delicadamente, suave entre sus manos. Como quien intenta resguardar para siempre una pompa de jabón que está a punto de desvanecerse…y ella frágil, arrullada por una brisa leve, se dejó llevar.
Te he estado esperando toda mi vida-dijo él, y la burbuja se rompió para siempre. Miles de kilómetros, cientos de galaxias, diferentes planetas y era aquí donde por fin, sin ninguna duda, supo que quería ser finita…alrededor de sus brazos.
Los marcianos no somos eternos, tenemos la capacidad de viajar en el tiempo y eso nos da mucha ventaja para poder jugar con la relatividad de nuestra vida. Nosotros decidimos como ampliarla o cuando finalizarla. Hay marcianos con cientos de años y los hay cuya vida apenas quiso durar un parpadeo. No por ello son menos plenas…
En la Tierra todo es finito…todo tiene un tiempo estipulado. Un principio y un fin. Si bien es cierto que hay cosas que perduran más allá, en una memoria “histórica”…no es más que eso, recuerdo…
Pero ya no me importa, sin saberlo, ya lo tenía más que decidido…hace tanto que nos buscábamos…
Eres mi omega, mi último viaje en el tiempo, eres quien me ha dado un corazón y por quien dejo de ser marciana.

domingo, 27 de septiembre de 2015

Soplando niebla...

La niebla es un fenómeno estacionario que se produce a veces delante de la mirada. No nos permite ver con claridad. En ocasiones es tan espesa que no podemos tener percepción de nosotros mismos e incluso, como en una pesadilla, avanzar es una incógnita que aterra.
La niebla en Marte es como polvo de diamante, brilla con tanta intensidad que te ciega, y su espesor es tal, que erosiona parte de los lugares en los que aparece.
En los días de niebla, los viajes interplanetarios se cancelan. Se lo que es la niebla y atravesarla a ciegas en un vuelo suicida y regresar con la certeza de que se había disipado. No soy valiente, sólo he abierto los ojos y las alas con un corazón en la mano…
Tú eres mi primavera. Mi color verde, mi sonrisa. Mis ganas de deshojar una preciosa margarita susurrándole tu nombre, mi deseo en las estrellas, mis ganas de pintar el mundo de rosa…mi canción y mi pensamiento preferido.
Hay quien atraviesa esa nube espesa en una máquina del tiempo, viajando entre planetas para llegar hasta donde su corazón late…y hay quien prefiere soplarla…puede ser más lento, pero ¡qué más da el método!…lo importante es pensar en qué es lo que deseas encontrar detrás…

Dime… ¿me ves?...

jueves, 16 de julio de 2015

La nana de mi Luna...

Era un monstruo diferente, de esos que se han acostumbrado a la soledad y a hacer acrobacias sin que nadie les de un beso de recompensa final. No era un monstruo triste, sino de los que no creen en regalos sorpresa en forma de nube de azúcar. Tampoco era conformismo, era otra forma de vida que le había llevado a convertirse en un ser que no creía en la magia.
El día que entró en mi jardín, mi corazón reverdeció. No es que estuviera en invierno, sino que padecía un otoño largo…donde las hojas secas ya se amontonaban, ideales para saltar, pero engorrosas de limpiar.
Me lo encontré de repente, mirándome y dedicándome una amplia sonrisa…me gustó esa cara desde el principio…y me apunté en el dorso de mi mano: “más sonrisas como esa cada día”, porque no quería olvidarla.
Como buena anfitriona, le mostré mi pequeño universo donde el dragón da besos en lugar de escupir fuego, los unicornios cabalgan libremente sin miedo de cazadores furtivos y donde el Amor va de la mano de un León…
Y él me contó su historia…de cómo encontró mi jardín una noche desde su telescopio lunar, y que incluso, un día disfrazado de abeja, se coló y me besó sin que lo supiera.
¡Recordaba aquel beso!-le dije sorprendida- ¡Claro que me di cuenta!...no es tan fácil eso de robar un beso…y menos cuando sabe tan dulce como la miel.
El monstruo sorprendido se transformó ante el cumplido, y pude escuchar como su corazón rompía su muro hecho, durante años, de pequeñas piedras de canto marino. Volvió su sonrisa, pero no sólo a la comisura de sus labios, sino que poco a poco, fue subiendo hacia sus pómulos, su nariz y sus ojos…tenía unos ojos que cada vez que los miraba la luna se reflejaba brillante en ellos.
El monstruo ya no era monstruo, le enseñé a sonreír desde dentro, a creer en unicornios y a volar con mi dragón, a besar sin robar besos y sobretodo le enseñé, en forma de margarita, el te quiero que guardaba mi corazón.
A veces tiene que volver a la Luna, tiene sus responsabilidades, pero sé que desde su telescopio puede ver mi jardín. Sigue aquí…esperándole. Y yo también.
Por eso, si me ven de noche mirando a la Luna sonriente, no es que sea licántropo, es que quiero que me vea contenta y regrese.

Vuelve pronto…

miércoles, 24 de junio de 2015

La vereda de la puerta de atrás.

Sigo la vereda que marcamos al andar con el corazón en la mano, repleto de primavera y polvo de hadas, aunque no lo necesito para volar…basta con el roce de tus manos para abrir mis alas de mariposa hibernada y empezar a levitar.
En cada surco que encuentro intento plantar una semilla, para que cuando te encuentres oscuro y solitario, veas crecer margaritas hechas de esperanza con mis manos.
Y mi percepción va más allá de la tuya (recuerda que no soy de este mundo) y entre las miles de cosas que no puedo contarte, al final del camino hay una puerta de madera, que sostiene una casa hecha de nubes y en cuyo tejado ya sabes que te espero mirando el cielo desde el que llegué una noche para encontrarte. Debes subir esos escalones musicales que me has enseñado, sin temor a lo que puedas encontrar, porque recuerda que tendré mi mano siempre tendida para que no tropieces.
Rodeando, hay un jardín enorme donde el verde es eterno y mi dragón de la suerte te espera para contarte lo que ha hecho mientras no estabas. La Luna que llevas tatuada, se refleja en un pequeño lago artificial, y cada mañana el Alba viene a dejar allí su traje azul sedoso y a jugar con mi dragón…se han hecho íntimos.
No hay puerta de atrás aquí por donde entre la pena, ni por donde nada escape dejando olvido…pero he tallado para ti sobre una roca nuestros nombres, para que cuando estés en tu mundo, no olvides que estamos juntos en este.

Puede que leas esto y no alcances a ver todo lo que yo he podido…puede que sonrías e imagines que es posible…puede que sólo tengas que creer…

domingo, 24 de mayo de 2015

Marciana in love!!

¡Estoy enamorada!, porque me he dado cuenta que sin su risa me es imposible vivir…y es una sensación tan inverosímil que tiene que ser amor.
Me cuesta dormir.
Imposible no parar de sonreír.
El corazón palpita cuando pensé que estaba muerto.
Mis manos le buscan.
Mis piernas lo extrañan para abrazarlo.
Mi boca anda seca y sedienta de la suya…
Y todo esto puede hacer pensar… ¡ya está la romántica!…pero es que me repito, ¡estoy enamorada! 
De sus palabras.
De la forma en que me mira.
De su sonrisa.
De sus manos…
Y de su cuerpo.
De su corazón.
Estoy sensible, atontada, atolondrada…en babia, suspirando, riendo y llorando…
Emocionada, ilusionada, contenta, alegre, cursi, imaginativa y soñadora…FELIZ!!
Así que no me digan que esto no es amor…todo aquel que lo padece, seguro que me comprende...y es que… ¡estoy enamorada! 
Y él lo sabe cuando me mira y sonríe…y con eso me da para vivir un día más.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Te cuento...

Se abrazaron tras lo que parecía toda la eternidad sin verse y él le pidió: cuéntame algo...y en silencio, sólo con la mirada, intentó explicarle como cada segundo sin él, son milenios, porque su presencia inunda todos los huecos que quedaban de siglos vacíos en su corazón...
Cuentan todas las palabras desdichas...las que ignoras cuando no estas a mi lado. Esas te narran historias de viajes intergalácticos, de las mil vidas que mi imaginación ha creado contigo, de los besos que aún nos quedan...
Cuenta la piel...la que acaricia el espacio que se crea entre nosotros y de cómo el aire nos envidia, porque no tiene donde colarse.
Cuenta todo tu tiempo...el que pasamos juntos y el que invertimos en la distancia...como si fuéramos eternos.
Cuentan los sueños, los que me traes cuando nos soñamos o cuando nos pensamos...pero esos son sólo nuestros...ssshhhh!!
Las risas contenidas y las carcajadas, las canciones que nos hemos dedicado y las que están por llegar...si tu supieras...
Te cuento en todo momento...y hay tanto que contarte...que las palabras se desbordan por la comisura de mis labios cuando te ven y mueren para crear mi sonrisa más perfecta.
Y te cuento en mis letras, porque la telepatía es un don que los humanos no tienen...y no quiero que pienses que no tengo nada que contarte...es que soy marciana y a tu lado, se me olvida todo.