viernes, 1 de mayo de 2009

Juan sin miedo y Yo.

Juan sin miedo tenía un miedo que se llamaba Yo.
Juan era guapo, inteligente y decidido, pero ante los sentimientos de Yo parecía un impedido.
-No te quiero.
-No te temo.
-No contesto.
-NO.

Yo no era un miedo difícil de tratar, es más, a veces, incluso, salían a jugar. Sólo a veces, cuando Yo no se enfrentaba a Juan:
- Juan no tengas miedo…puedes contestar…con un No me basta, No me voy a molestar. Es peor esta agonía, con la que vivo cuando no estás. Es por calmar sentimientos y poderlos enterrar. No me temas Juan- decía Yo- no es mera curiosidad. No te enfades, no te ofusques…igual, sólo es, que no quieres jugar más.

Y Juan no sabe replicar: - No lo sé Yo…No te puedo contestar. Este miedo que te tengo es algo irracional...No te puedo despedir, rechazar, responder o dejar de temer. Mi miedo a ti y tus sentimientos no los puedo controlar. Haz lo que quieras Yo, conmigo no puedes contar.

Y Yo encontró la solución: - Juan lo que siento me llega al alma, y no te quiero agobiar… (Te quiero, te quiero)- no paraba de pensar – esto es muy fácil, yo me voy a retirar. Me marcho de tu lado porque ya no puedo aguantar más. No habrá así más cuestiones que no puedas contestar.

- No hay agobios.
- No hay vergüenzas.
- No hay temores nunca más...
- Adiós Juan.

8 comentarios:

Tom dijo...

Muy currado. Un verdadero ejercicio de introspección.

Si tu supieras dijo...

Los miedos: nos hacen reflexionar y estar alerta???? o son una gran putada antievolucionista?????

Chi lo sa!!!

Besosssss desde el Lado Oscuro de la Fuerza

Isabel de León dijo...

Gracias Tom!!Todo un ejercicio si...

Mis miedos...ufff, este no va de los míos...

Saluditos a los 2 y gracias!!!

Virginia dijo...

Casi todo el mundo se ha encontrado de vez en cuando con un "Juan sin miedo"... esos que en cuanto rascas un poco en su maravillosa superficie aparecen sus evidentes carencias emocionales.
Muy bien plasmado!!!
Besos, migarrr...

Isabel de León dijo...

Amiga...gracias!!!qué mas decirte...

Besiiiiiiiiiitos.

Si tu supieras dijo...

Por cierto,tienes un regalo mio en tu bandeja de entrada de hotmail,jejejeje

Martín dijo...

Mal hecho.. hay que luchar por la persona amada y trata de ayudarlo a vencer sus miedos. jaja Buen relato! Besos del chico.

Isabel de León dijo...

Uffff!...es q a mi tb m ha dado miedo.

Besitos Martín.