martes, 18 de noviembre de 2008

Ocho

Eran dos atados a un teléfono en el fin del mundo. Bla, Bla, Bla (…) Eran dos desconocidos, Bla, Bla, Bla (...). Luchaban en el mismo bando contra las retenciones, guiando sus vidas por el método Chuck, un arte en el que aprendes a dar patadas sin recibir rasguños, Bla, Bla, Bla (…) ella era la peor alumna, así que la vida quiso que entre dibujos e historias compartieran natillas.
Él es un gran maestro, gran amigo y ella no se lo dice mucho, así que…Bla, Bla, Bla…

4 comentarios:

Isabel de León dijo...

"Jarta" que me tienes, aquí está...espero que te guste, y si no pues...ya sabes...te vas por ahí!!!...Lo iba a colgar por la noche pero no tenía ganas de aguantarte cuando nos viéramos. Jajajaja...en fin, para ti Antonio.
Besiiiitos

Iván López dijo...

Hola, ya veo que tu grado de surrealismo puede alcanzar cotas inimaginables. je je, je , je con esto y un bizcocho hasta mañana comiendo.....Altramuces....

;_)

Isabel de León dijo...

Realmente todo tiene sentido...solo que cada número va dirigido a una persona que conoces sus pistas...a veces.
Y no t empaches!!! jejeje
bzitoz

Antonio dijo...

Gracias, nadie había escrito tantos ...bla ...bla sobre mí. Como tu maestro en el método Chuck seré parco en gratitudes así que no esperes nada más de mí. Por cierto, lo de "gran" viene con segundas???.
Saludos cordiales, Antón pirulero